El estado de ‘Flow’ y como inducirlo

No, no tiene nada que ver con el Reggaetón.

Seguramente alguna vez haciendo algo que te gusta perdiste la noción del tiempo y te concentraste a tal punto que hasta dejaste de sentir hambre, sed o cansancio. El psicólogo húngaro Mihaly Csikszentmihalyi

 

(algo así como Mijash Chicsentmihashi) documentó este estado mental en su libro Flow: The Psychology of Optimal Experience y por suerte nos regaló una serie de condiciones que deben cumplirse para lograr inducirlo, una especie de receta para la felicidad.

¿Cómo se siente el Flow?

Al estar totalmente inmersos en la actividad que estamos ejecutando sentimos una paz enorme, todos los pensamientos que nos abordan diariamente desaparecen y logramos dar lo mejor de nosotros. Perdemos la consciencia del tiempo, de nuestra existencia y las necesidades básicas desaparecen temporalmente, todo esto acompañado de una extrema sensación de felicidad y satisfacción.

El Flow y la búsqueda de propósito

El estado de Flow está estrictamente asociado a un propósito, debemos sentirnos identificados con la tarea que realizamos ya sea por nuestra profesión, personalidad o creencias.

Trabajando como diseñador, uno se ve desafiado por enunciados como:

    • «El usuario decide en 5 segundos si quedarse o irse» (lee también mi artículo sobre ‘heroes’)
    • «La capacidad de atención del humano se ha reducido a 8 segundos, menos que la de un pez dorado»
    • «La mente de una persona interpreta si algo es atractivo de forma instantánea»

Hasta tuve que ponerlo en bullets para que la información sea más digerible y sigas leyendo el artículo.

Estos enunciados van de la mano de nuestra incremental búsqueda de satisfacción instantánea y baja tolerancia a la frustración, llenar el día de actividades que otorgan un placer rápido y temporal a cambio de poco esfuerzo y no de aquellas que explotan al máximo nuestras grandes capacidades como seres humanos.

En consecuencia, quizá encontrar un propósito es el paso más difícil para conseguir el Flow.

Si este no es tu caso deberías sentirte afortunado, hay personas que tardan décadas en encontrar un propósito en su vida, no es algo tan fácil como puede llegar a parecer. Por el contrario, si te encuentras en esta situación, espero que este artículo sirva como marco de referencia para identificar estas actividades y te dejo el ejercicio de extrapolarlo hacia un propósito

Csikzentmihalyi en su charla TED sobre el Flow, donde menciona cómo identificó este patrón en personas que lograron dar propósito a su vida luego de haber perdido todo en la guerra. (2005, 360p, la calidad está en el contenido del audio 😉 )

Cómo inducirlo

La actividad que realizamos tiene que cumplir con esta serie de condiciones para que se pueda inducir:

    • Motivación, como mencioné mas arriba es necesario que esta actividad sea el camino hacia un propósito. No hay Flow al hacer algo a lo que no le encontramos sentido.
    • Realizar una actividad que requiera nuestro esfuerzo. Mirar memes o Netflix provoca placer pero aquí no estamos buscando relajarnos, la satisfacción viene de algo distinto. Por eso siempre es necesario intentar cosas nuevas.
    • Esta actividad debe ser lo suficientemente difícil para no aburrirte, pero no tanto para frustrarte. La regla dorada del Flow es el equilibrio entre la dificultad de la actividad y nuestra habilidad para resolverla.
    • Fuera distracciones. Aunque es probable que dejes de prestarles atención naturalmente, ayuda mucho dejar de lado el teléfono y las redes sociales.
    • Feedback instantáneo. El resultado correcto o incorrecto de las tareas desarrolladas en nuestra actividad son percibidas al instante, permitiéndonos corregirlas.

Sabiendo todo esto, si tomamos como ejemplo la industria de videojuegos ya es obvio como manipulan al jugador utilizando el Flow.

En un juego los objetivos son claros y la dificultad es progresiva, esto hace que nuestra habilidad esté siempre al margen de la dificultad y nos mantiene entretenidos durante horas, convirtiéndose rápidamente en un hábito.

Es por esto que existen nuevos términos como gamificación o ludificación. Básicamente consisten en destinar estos principios a actividades que sabemos que nos conducen hacia nuestro objetivo pero no realizamos por falta de motivación.

Y eso es todo, llena tu rutina sistema de actividades que te hagan feliz, te acerquen hacia tus objetivos y transmite el conocimiento a otras personas.

es_ESSpanish